El Origen

101 Km Peregrinos - Origen

Los municipios de Priaranza del Bierzo (con las poblaciones de Villalibre de la Jurisdicción, Priaranza del Bierzo, Santalla del Bierzo, Villavieja, Paradela de Muces y Ferradillo), Borrenes (con las poblaciones de Borrenes, San Juan de Paluezas, La Chana, Orellán y Voces), Carucedo (con las poblaciones de Carucedo, Lago de Carucedo, Médulas y Campañana) y Puente de DomingoFlórez (con las poblaciones de Puente de Domingo Flórez, Salas de la Rivera y Yeres) son municipios que, básicamente, han dependido económicamente de sectores como la construcción, las canteras de pizarra o la industria agroalimentaria y ganadera.

El Turismo, tanto en su vertiente más común (el de masas, tradicional en zonas de playa –basado en la economía de escalas–), como en su vertiente más específica (turismo de calidad –basado en la especialización y exclusividad-), no ha sido un sector que se haya podido tener en cuenta como elemento dinamizador de la zona que abarca desde Ponferrada hacia El Puente de Domingo Flórez. Nunca se podría haber pensado, hace 20 años, que los parámetros y conceptos de interpretación del Ocio, las Vacaciones y el Descanso podían derivar en lo que hoy nos encontramos. La demanda de lugares y zonas de interior que reúnan las condiciones de ruralidad, contacto con la naturaleza, tranquilidad, cultura y monumentalidad y, también, componentes de espiritualidad están en auge.

Por tanto, para nuestros municipios, para esta zona, es una oportunidad que no se debe dejar pasar. Necesitamos aprovechar esta coyuntura.

Particularmente, hay dos elementos que colaboran todavía más al aislamiento tradicional de esta zona: 1) que el Camino de Santiago Francés, totalmente consolidado, se dirige en dirección opuesta a nosotros; y, 2) que, a raíz de la apertura de la autovíaA-6, a su paso por El Bierzo, también se ha potenciado más aquella parte del Bierzo (la del Camino Francés). Por tanto, el aislamiento, además de tradicional y tendencial, parece que se ha convertido en endémico.

Sólo en lugares muy puntuales y concretos, y desde hace poco tiempo, se han iniciado actuaciones para promocionar y potenciar el turismo en esta zona, bien sea el cultural, medioambiental y/o de ocio-descanso. En este caso nos referimos a los casos puntuales de la explotación aurífera de Las Médulas y, más recientemente, a la restauración y puesta en valor del Castillo de Cornatel. Estas actuaciones, aunque pueden (¡deben!) ser el revulsivo necesario para contribuir a la modificación de la “manera de pensar”, y “de ver”, el entorno para las personas del lugar, todavía no forman parte de una filosofía general que ayude a iniciar proyectos de inversión con capitales locales y, debido a esto, tampoco con capital exterior.

Está claro que, con una población mayoritariamente envejecida y con una población joven que ha tenido y tiene que emigrar debido a las pocas expectativas de futuro, en sus pueblos de origen, no será posible conseguir el “despegue” o empuje inicial hacia el “círculo virtuoso de la Economía” sin el apoyo de las Instituciones y Administraciones Públicas.

Es posible, creemos, conseguir que las gentes del lugar, mayores y jóvenes, empiecen a invertir (mediante la utilización del ahorro o la petición de créditos) y que empresarios de otras regiones o lugares decidan apostar por esta zona de nuestra tierra. Creemos que es posible ahora, debido a que las posibilidades de “explotación” de los recursos naturales, culturales, etc. han cambiado; han cambiado porque contar con un tramo oficial del Camino de Santiago puede ser la piedra angular donde se apoye todo un proyecto integral de inversión enfocado a un futuro cercano.

Está claro que no se puede pensar que sólo con tener este tramo del Camino de forma oficial ya esté todo hecho. Sabemos que este “despegue” turístico engloba muchos frentes que tratar, entre otros el relacionado con la promoción hacia el exterior. Por eso, hemos pensado y preparado este proyecto de evento deportivo-turístico que puede servir de ayuda para, año tras año, promocionar en particular nuestro Camino de Invierno a Santiago y, en general, la idiosincrasia del mundo rural castellano-leonés.

El evento, que proponemos, denominado “Los 101 KM PEREGRINOS, 24 HORAS POR EL CAMINO DE SANTIAGO DE INVIERNO”, es una prueba deportiva que, además, aporta aspectos lúdicos, culturales y turísticos a los participantes, a sus acompañantes y a los miembros de la organización.

La prueba, con cuatro modalidades de competición (corredores o marchadores individuales, por equipos, MTB -ciclistas de montaña- y maratonianos). Se basa en realizar una distancia de 101 kilómetros, en un máximo de 24 horas, recorriendo un itinerario circular que irá, mayormente, por el Camino de Santiago de Invierno.

El itinerario discurrirá por poblaciones, caminos y sendas. Evitará, en la medida de lo posible ir por carreteras, y, casi en su totalidad, recorrerá los dos itinerarios del Camino de Santiago de Invierno (el de antes del s. XVII, y el de después de este siglo).

Se trata de una prueba de carácter deportivo, muy exigente con los participantes y la organización, de unas grandes dimensiones territoriales y temporales, y con varios elementos particulares que la diferencian de los eventos deportivos tradicionales (que son más específicos, homogéneos y simples). Entre otros, está el factor cultural y lúdico-festivo del acontecimiento. Nos interesa reseñar estos aspectos debido a que el objetivo principal del evento es la promoción y publicidad del Camino de Santiago de Invierno. Elemento, éste, que, además de ser el fin, fortalece y refuerza el atractivo y la singularidad de la prueba.

Contar con un tramo del Camino de Santiago para realizar esta prueba supone un reclamo muy importante para asegurar el éxito, ya que El Camino es suficiente atractivo por sí mismo. Este hecho hace que se beneficien mutuamente El Camino de Invierno, con la promoción que se le va a hacer en sus inicios; y, la prueba deportiva por poder contar con el añadido de discurrir por lugares de tradición peregrina.

El Camino de Santiago, hace que el atractivo sea infinitamente mayor. Es, diríamos, lo más importante y lo que la caracterizará (aparte de su dureza y el cariño que se llevarán los participantes).

Por tanto, como decimos en los párrafos anteriores, CAMINO (valores peregrinos), DUREZA (el espíritu ultrafondista es sinónimo de grandes virtudes) y CARIÑO (buena organización), serán las tres patas que sustenten este proyecto… que no queremos que sea de nadie en particular, sino de todos los bercianos, leoneses y castellano-leoneses.

La presentación, a lo grande, del Camino de Santiago de Invierno, es el principal objetivo: dejar una huella indeleble en el imaginario individual y colectivo de los participantes en el evento, y en el de sus acompañantes. Huella que queremos que sea indeleble, pero grata y emotiva, ya que su vuelta en sucesivos años marcaría la consolidación de esta prueba, que es el segundo objetivo.

Además, no sólo contamos con la presencia del Camino (elemento que consideramos fundamental y necesario), sino que tenemos, paralelamente, muchos otros atractivos que mostrar y de los que disfrutar en toda la zona. Hay varios marcos de referencia sobre los que incidir, como pueden ser el paisajístico, el histórico, el cultural, el ambiental o el etnológico.

Tener el apoyo de todas las poblaciones por las que pasa el itinerario es fundamental. El beneficio que supondrá contar con El Camino de Santiago de Invierno, pasando por el interior de esos núcleos urbanos todavía no se puede vislumbrar y es prematuro valorarlo, pero pensamos que será un auténtico revulsivo para la economía, el comercio y el turismo de todos esos municipios. Por eso, sabemos que el esfuerzo y el apoyo a esta iniciativa es total y, por tanto, debemos aplicar toda la experiencia de las anteriores ediciones para lograr que los índices de inscripciones sean cercanos al número que prevemos.

Mas, poder contar, desde el inicio, con organismos institucionales muy representativos de la Junta de Castilla y León es una garantía vital y necesaria para el buen desarrollo de este evento deportivo-cultural. Por ello, mantendremos una permanente y constante comunicación con todas las instituciones implicadas, con el fin de poder, así, coordinar y colaborar en cualquier aspecto que se nos sugiera.

Debido a todo lo reseñado anteriormente, podemos atrevernos a prever que, aunque laorganización de este evento es compleja, podemos asumir dicho reto atendiendo a criterios de eficiencia. Partiendo de una posición humilde y realista, sabemos que tenemos que aquilatar perfectamente infinidad de cabos que serán necesarios para poder atender con la máxima eficiencia a todos los participantes sin que, por ello, devenga en perjuicios para los ciudadanos de los municipios implicados. A pesar de esto, consideramos que se puede organizar y realizar con éxito una prueba deportiva de estas características, donde podemos llegar a una participación de unos 3.500 competidores, con una organización que rondará las 800 personas. Gratamente, hemos podido ver, en poco tiempo, cómo se nos ha ofrecido todo tipo de apoyos por parte de la juventud de los municipios con los que hemos contactado, y la total colaboración de organismos e instituciones del máximo nivel como pueden ser la de La Junta de Castilla y León, la Diputación de León, el Consejo Comarcal del Bierzo y los ayuntamientos de Ponferrada, Priaranza del Bierzo, Borrenes, Carucedo y El Puente de Domingo Flórez.

Para lograr todo lo anterior se pretende planear, organizar y realizar un evento global que trascienda el aspecto meramente deportivo, con unas actividades paralelas y complementarias que sirvan de escaparate de El Bierzo.

En general, esta prueba deportiva se podría dividir en varios aspectos: 1) por las modalidades en las que se puede competir (marcha, bici y maratón); 2) por la dualidad, campo/urbe, del recorrido; 3) por la manera de abordar el reto (compitiendo o disfrutando de una jornada “turística”); 4) por la fecha y los horarios en que se realiza el recorrido, ya que la primavera berciana es una eclosión única de colores y olores que se mezclan invadiéndolo todo, y, además, la prueba se realiza durante todo el día, o de día y de noche. Todos estos aspectos son los que hacen que la organización de esta prueba sea de una gran complejidad, máxime si se quieren lograr los principales objetivos: 1) promocionar el Camino y El Bierzo; 2) consolidar las siguientes ediciones.

Resumiendo, en pocas letras, creemos que el formato de esta prueba, uniendo Espacio y Tiempo (como si de una fórmula física se tratara), es el adecuado para promocionar, en particular, nuestro Camino de Santiago de Invierno con todos los monumentos que hay en su itinerario; también, en especial, el tradicional Camino Francés y su entorno, remarcando la especial idiosincrasia del Bierzo; y, en general, el mundo rural castellano-leonés con todas sus connotaciones.